Primavera en invierno

Cuando las Nocturnas van cantado
y ya desvaneciose el clamor,
lloran grajeando acompañando
al silencio de un silencio mayor
las lágrimas fútiles, bogando
inutilmente en el sinsabor
inhumano del frío, jadeando
al compás de una ahogada flor.

Pero las querellas acabando,
y cuando se hundía el temor,
las estrellas fueron aclarando
la palidez oscura del redor.
Como una brisa en el averno,
llegas, primavera en invierno.

11 de agosto de 2014

Jorge Luis Pérez Armijos
guayaquileño; 1987 -